martes, 13 de septiembre de 2011

Recortes muertos 11

Escribo y florece la idea.
Primero como un hilo muy tenue
-casi inperceptible-,
después estalla rabiosa.

Estalla la palabra y la mente
se vuelve un animal gigantezco,
feroz ante la urgencia
por abarcarlo todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada